Noticia

12/07/2017

2017 no es buen año para la producción de vinos en Chile

          La producción de vinos chilenos bajó en  6,4% en 2017 al compararlo con el año anterior, de acuerdo a los resultados del Informe Nacional de Producción de Vinos 2017 presentado por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

La producción de vinos total del año 2017 alcanzó a 949.205.801 litros lo cual significa una disminución de un 6,4% respecto a la vendimia 2016, de los cuales 805.061.414 litros corresponden a vinos con denominación de origen, 110.329.802 litros a vinos sin denominación de origen que incluye también los vinos viníferos corrientes declarados que no especifican variedad, y 33.814.585 litros a vinos provenientes de uvas de mesa. La producción de vino para Pisco aumentó 11,6% respecto al año 2016.

La disminución de la producción tanto en variedades tintas como blancas, ocurrió especialmente en las regiones de O´Higgins y Maule que vieron reducida su producción en un 2,1% y 7,6% respectivamente comparado con el 2016. Así mismo, en la región del Bío Bío la producción cayó un 52% respecto a la vendimia del año anterior.

Las mayores producciones de vinos se localizan en las regiones del Maule, Libertador Bernardo O’Higgins y Metropolitana respectivamente, lo que representa el 93,1% del total; y concentrando en la Región del Maule el 45,4% del vino producido en el país. Destacan también las regiones de Tarapacá y Araucanía, las cuales comenzaron a manifestar su expresión vitivinícola durante la vendimia 2017.

En relación a la producción de vinos con denominación de origen, el 67,3% corresponde a vinos provenientes de cepajes tintos y el 32,7% a vinos provenientes de cepajes blancos. Al analizar las producciones en relación a los tipos de cepajes, el Cabernet Sauvignon alcanza el 28,4% del total, seguido del Sauvignon Blanc con un 15,3%, Merlot con 13,3%, Chardonnay con un 9,2%, Syrah con un 7,9 % y Carménère con un 6,7%.

Respecto a la variación de la producción de los vinos con denominación de origen por variedad, se observa que en los cepajes tintos las mayores bajas de producción respecto a la cosecha 2016 se presentaron en Cabernet Sauvignon en un 17,5%; País en un 15%; Carménère en un 12%; y Pinot Noir en un 9%. En los cepajes blancos, las principales bajas de producción se presentaron en Chardonnay en un 9,3% y Moscatel de Alejandría en un 2,7%.

 

 

 

Fuente: Todo Vinos