Noticia

26/07/2017

El cognac más caro del mundo

       Sin tomar en cuenta aquellas etiquetas cuyos precios son elevados por las botellas que están hechas con oro o piedras preciosas, o que son de añadas tan antiguas que han logrado pujas finales exageradas en subastas, hablamos del cognac más caro del mundo por su excelencia y selección -es la bebida la que cuesta lo que el comprador paga, no el decantador-.

Se trata de Rèmy Martin Louis XIII Black Pearl, una edición limitada que es objeto de deseo de todo coleccionista, pues quienes toman cognac saben que tener en sus manos una de estas botellas es una verdadera ocasión de suerte y una experiencia que, si se puede repetir, podrá ser cosa de sólo un par de veces.

            Creado en 2007, esta versión de aniversario que celebra el legado de la marca, digna de beberse de gota en gota y paladear sorbo a sorbo, es el cuarto licor más caro del mundo y el más costoso de su clase, con un precio que ronda los 165 mil dólares por decantador.

Oculto, desde 1960, en una bodega en el corazón de Grollet, este exclusivo tierçon es uno de los más viejos pertenecientes a la reserva de la familia.

            Resultado de la alquimia perfecta, es la mezcla de mil 200 aguas de vida diferentes, todas provenientes exclusivamente de la región de Grande Champagne, añejadas entre 40 y hasta 100 años. Merecedoras de la realeza, las 786 unidades que existen en el planeta están numeradas y resguardadas por una garrafa de cristal Baccarat, soplado a mano.

Fruto de la naturaleza, el tiempo y el trabajo de gente apasionada, es la expresión de verdadera singularidad, que nada ni nadie podrá reproducir jamás.

 

Fuente: RobbReport