Noticia

14/10/2017

Suntory lanza la edición limitada de Yamazaki Mizunara Cask 2017

El arte del whisky japonés se basa en la experimentación y la paciencia. Y esas son las claves que han dado lugar a la última expresión de Suntory. La destilería más antigua de Japón lanza una nueva edición limitada: Yamazaki Mizunara Cask 2017.

Durante varias generaciones, los master blenders de Suntory han buscado la armonía en la naturaleza y artesanía japonesas. Para ello, han perfeccionado cada paso de la producción y, con ello, la maduración en barricas de Mizunara (roble japonés).

Según la destilería, la barrica de Mizunara es un ejemplo perfecto de “Tsukuriwake” (el arte de la diversidad en la producción de whisky). Sólo algunos whiskies de la destilería de Yamazaki (y sólo la de Yamazaki), tienen el privilegio de envejecer en barricas de Mizunara.

La madera de Mizunara es una madera complicada. El equipo de Suntory empezó a experimentar con ella a principios de los años 40. La segunda guerra mundial complicó el proceso de importación de madera. Por ello, al acabar la guerra, Suntory quiso centrarse en el dominio de las barricas de Mizunara.

La dificultad de estas barricas es la dura permeabilidad de la madera. Mizunara significa roble de agua, y recibe ese nombre por el alto contenido de humedad en el árbol. Esto dificulta la fabricación del barril, ya que es imprescindible evitar las fugas.

Por ello, el equipo de Suntory ha perfeccionado la creación de estas barricas. Tan sólo se escogen los árboles menos permeables. Deben crecer completamente rectos y poseer un diámetro de al menos 70 cm.

Del dominio de la barrica de Mizunara nace la edición limitada Yamazaki Mizunara Cask 2017. Un producto creado por Shinji Fukuyo, cuarto jefe de mezcla en Suntory, tras una búsqueda constante del carácter Mizunara.

Para crear esta expresión, se han mezclado whiskies de distintas edades. La mínima, 18 años, aunque una pequeña porción de esta expresión tiene más de 50 años de envejecimiento. Según la destilería, eso aporta profundidad y sabor a Yamazaki Mizunara Cask 2017.

Se trata de una edición limitada en la que hasta la etiqueta es artesanal. Esta se ha hecho a mano con papel de mora Echizen siguiendo un método tradicional japonés. Además, la caja que envuelve a la botella se ha realizado con barricas de Suntory.

Yamazaki Mizunara Cask 2017 se ha embotellado al 48% de volumen y tan sólo hay 5.000 unidades para todo el mundo. Una edición limitada al alcance de pocos: su precio recomendado de venta ronda los 1.000 euros.

 

Fuente: Todo Whisky