Noticia

26/10/2017

Grand Marnier, una unión entre Europa y América

Creada en 1880, esta bebida une Europa y América al combinar el carácter del coñac con la intensidad de la naranja tropical amarga.

Las uvas utilizadas en su producción se cosechan exclusivamente en los viñedos de la región de Coñac, Francia.

Proveniente de Haití, la Citrus Bigaradia, es una variedad de naranja conocida como la de más alta concentración de fragancia y sabor. Y es la única utilizada en la elaboración del Grand Marnier.

En los tiempos en que surgió Grand Marnier, las naranjas eran consideradas un artículo de lujo, por lo que la idea de utilizarlas resultó muy vanguardista.

La botella se reconoce por su redondez, que evoca la silueta del coñac de cobre tradicional. Posee un sello de cera y cinta roja que garantizan la calidad.

Algo de su historia:

Originalmente, la bebida fue llamada Curaçao Marnier. Cambió su nombre a Grand, en una época en que la moda en París era todo lo petit.

Las importantes relaciones y contactos del creador de Grand Marnier, Louis-Alexandre, convirtieron a este elixir en un imprescindible de las fiestas parisinas.

El Grand Marnier se sirvió a bordo de los buques de la White Star Line Transatlantic a principios del siglo XX.

Durante su travesía en el Titanic, los pasajeros pudieron disfrutar de esta bebida, de ello da cuenta la botella encontrada entre sus restos, hoy expuesta en el Museo del Titanic.

En 1927 se creó un vino base especial en pequeñas cantidades: el Grand Marnier Cuvée Du Centenaire by Louis-Alexandre Marnier Lapostolle.

Asimismo, reconocidos artistas diseñaron diversas botellas, edición especial, que hoy son una joya de colección.

Las famosas Crêpe Suzette, flameadas con Grand Marnier, tomaron el nombre de la amiga del príncipe de Gales (quien se convirtió en el Rey Eduardo VII), cliente regular del Hotel Ritz a principios del siglo XX, en donde surgió este postre.

En 1952 Grand Marnier dedicó una botella especial a la coronación de la reina Elizabeth II, y creó otra de diseño especial en 1981 para conmemorar la boda del Príncipe Carlos y lady Diana.

En 1969, Joe Gilmore, el reconocido líder de los bartenders en el American Bar (Hotel Savoy de Londres), creó el cóctel Caminata Lunar, a partir de Grand Marnier, para celebrar los primeros pasos del hombre en la superficie de la Luna.

Cada semana se embotellan más de 200,000 litros de esta bebida espirituosa.

 

 

Fuente: Grand Marnier